Clinica Dental en Valencia MIDSA Odontologia 23/01/2017 Calificación: 4.9 de 5

Human Body Total Care

Regulador de la función Aragao

Es un tratamiento que consiste en llevar en la boca un aparato removible de ortodoncia funcional, personalizado para cada paciente, durante 24h/día, excepto durante las comidas. Junto con este aparato es imprescindible realizar unos sencillos ejercicios para regular un correcto sellado labial y una correcta masticación y respiración. De esta forma en solo 180 días el paciente puede adquirir un estado de equilibrio en las funciones del nervio trigémino (par V de los nervios encefálicos), y como consecuencia en todas las funciones que este nervio tiene en el organismo “la digestión, la respiración, la circulación, el sistema endocrino, el sistema inmune”. Por lo tanto, estos cambios afectarán a nuestro equilibrio químico y psico-emocional, mejorándolo.

La técnica del regulador de función de Aragao (RFA), es un tratamiento que llega a todas las partes del cuerpo humano a partir de la boca, integrando las funciones de los nervios encefálicos, como la respiración, la masticación, la deglución, el olfato, el gusto, el oído, el equilibrio y la visión.

¿Qué enfermedades y dolores se pueden tratar y prevenir con el regulador de función?


  • Dolores crónicos:
    Dolores de cabeza, migrañas, fibromialgia, síndrome de la fatiga crónica, neuralgias «esenciales» del trigémino, síndromes de boca seca o boca ardiente. Relacionados con el mal funcionamiento de las articulaciones témporo-madibulares (disfunciones de ATM) o síndrome de Costen.

  • Enfermedades articulares y óseas:
    Dolor de cuello, escoliosis, dolor en la columna y caderas, lumbalgia y ciática, juanetes. Dolor de articulaciones. Problemas posturales. Disfunción de las articulaciones témporo-madibulares (ATM).

  • Enfermedades neurológicas y alérgicas:
    Trastorno de déficit de atención (TDA), hiperactividad (TDH), la sensibilidad a las enfermedades químicas, mareos, vértigos e inestabilidades muy relacionadas con el síndrome de Meniere, insomnio, terrores nocturnos, pesadillas, eneuresis, diplopia, bruxismo, estrés, síndrome de Burnout.

  • Enfermedades cardiovasculares:
    Función renal, intestinal y de calidad de oxigenación de la sangre, hipertensión arterial.

  • Enfermedades de las vías respiratorias:
    Apnea del sueño, ronquido, sinusitis, rinitis infecciosas, alergias, mastoiditis, amigdalitis, hipertrofias adenoideas.

  • Problemas estomacales e intestinales:
    Acidez, trastornos de reflujo gastroesofágico, gastritis, hernia de hiato, úlcera de estómago, candidiasis y síndrome del intestino irritable.